Oración a San Isaac para separar amantes todo el tiempo

  • por

Oración a San Isaac para separar amantes. Para empezar, debe tener en su mente la imagen de la persona que está de intrusa o intruso, luego la de su pareja adorada, justo cuando empieza a orar.

Oración a San Isaac para separar amantes todo el tiempo

Poderoso San Isaac, tú que fuiste mártir y conocedor de la justicia. Tú que sabes lo que nos conviene, Te imploro que apartes a estos amantes, (aquí el nombre de la malvada) de: (aquí el nombre de tu pareja) que están en unión prohibida. Quiero que los separes para siempre.

San Isaac que ella nunca piense en él ni él en ella, que jamás vuelvan a encontrarse ni verse, ni sentirse, ni olerse, peor tocarse. San Isaac valeroso santo, quiero que nunca más (Aquí el nombre de la malvada) y (aquí el nombre de él) puedan compartir momentos o actos en la intimidad, solo asco y repulsión.Oración a San Isaac para separar amantes

Alabado sea el señor Dios

Querido San Isaac tú que eres poderoso y con la ayuda de Dios padre, su hijo y la santísima Virgen, permite que pueda tener la gracia de saber, que tu obra se ha cumplido, puesto que quiero que: (Aquí el nombre de la malvada) vea el camino de regreso de dónde nunca debió salir.

Poderoso San Isaac valeroso mártir, te doy gracias por tu pronta atención, por escucharme y ayudarme, ya que desde ahora me comprometo a difundir tu oración, para que todas las personas que comparten mi pesar, por fin puedan vivir en paz sabiendo que tu obra será cumplida.

Amén.

Rece un padrenuestro y un avemaría.

Padre San Isaac fue un monje y mártir español nacido en Córdoba. Fue educado en la religión cristiana, hizo grandes progresos en las ciencias humanas y divinas. Instruido en la lengua árabe desempeñó el cargo de síndico general. San Isaac se retiró a servir a Dios en el monasterio de Tabana.

A los tres años de estar en el convento, hubo una cruel persecución de cristianos en la que por sostener la fe cristiana fue colgado por los pies y quemado vivo el 3 de junio de 851.

Cuando termine la oración, olvide que la dijo, solo siga con sus quehaceres, sea lo que sea que haga. Es preferible que lo haga en las noches antes de dormir y al despertar, pero relajado, nada de presión emocional. Gracias por ver y escuchar este vídeo. . Bendiciones para todos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *