Poderosa oración para rechazar la envidia malas personas

Poderosa oración para rechazar la envidia malas personas

Oh Dios todo poderoso, que junto a tu hijo Jesús y su madre la virgen María. En este momento en que me encuentro en oración, te pido la gracia de ser libre de este veneno, que es la envidia, el odio, magia negra y de aquellas malas gentes traída al mundo por Satanás por medio de los ineptos y cobardes.

Señor, te pido que vengas en auxilio de mis flaquezas y mis debilidades. Amado Jesús, te entrego de todo corazón a Ti, Señor, todos los momentos en que experimenté el sentimiento de envidia, ya sea con amistades o con bienes materiales.

Poderosa oración para rechazar la envidia malas personas

Poderosa oración para rechazar la envidia malas personas

Te pido, Espíritu Santo, que vengas sobre mi corazón y sobre mi vida, liberándome de las raíces de la envidia, el odio, malas personas o magia negra. Rechazo este mal así como el que lleguen a sentir en mi contra.

Amado Jesús, Ven, Espíritu Santo de Dios, ven y dame un corazón puro y simple, que se alegra con aquello que soy y que tengo. Ven, Espíritu Santo, abre mis ojos a las riquezas que poseo.

Mi señor adorado, así teniendo lo más limpio de mi corazón, toda envidia que sientan por mí, no llegará porque mi dios la rechaza, ya que no hay cabida para la maldad. Ven, Espíritu Santo de Dios, blíndame con tu poder para que me proteja de los envidiosos, que quieren perjudicarme a mí y a mis familiares.

Poderoso Señor mi Dios, aleja, rechaza en mí ese poder de maldad que solo hace daño. Protege a mí familia del mal, que nadie nos mire ni sienta por donde nuestra vida está. Renuncio a toda envidia en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

 

Reza dos credos una gloria y un avemaría

Reza esta oración, cada vez que veas malas miradas o cuando alguien venga y te diga, «Se nota que estás bien», o algo parecido, clara señal que la envidia ha llegado a sus corazones. Puedes orar cuando abras tu local de trabajo o negocio.

La vida que el buen señor, nuestro Dios todo poderoso, nos da, es para vivirla feliz en armonía con todos los que nos rodea, pero en nuestras vidas, pensamos que todo está bien sin darnos cuenta que algo nos acecha. Muchas veces pensamos que el mal no existe y por eso, no nos protegemos.

En muchos casos, el mal está sin que uno lo pida y puede llegar, de la forma menos esperada. Podemos ser víctimas e incluso contra nuestra voluntad, porque agentes del mal están en todos lados. Esto puede llegar solo por la envidia que en alguna forma uno también lo ha sentido, ¿Cuántas veces no te has descubierto deseando un bien que ya es de alguien?

El poder de la oración

Sí, el mal existe y tenemos que estar atentos, contra cualquier sentimiento que no viene de Dios. ¿Cómo hacerlo? A través de la oración, que es nuestra mejor arma contra todos los maleficios, principalmente la envidia. Por lo general esto suele pasar cuando no nos damos cuenta de lo que se dice ante los demás, aunque solo sea por comentar.

El problema está en que uno por querer ser un poco más que los demás, que no es con mala intención, abre la boca y dice todo lo que quiere hacer, que en muchos casos, ya casi está en sus manos o logros, que incluso hay casos de éxitos que ya están dando lucro, pero al abrir la boca delante del que no debe, la envidia hace su trabajo y todo se cae.

No todo está perdido puesto que si nos apegamos a las fuerzas divinas, del señor Dios junto con su hijo Jesús, el cual se entregó por todos nosotros, podemos hacer que esas fuerzas malignas regresen por dónde vino, esto lo podemos hacer con una oración.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *