Salmo 1 Felicidad de los justos infelicidad de los pecadores

Salmo 1 Felicidad de los justos infelicidad de los pecadores. Sacado de la sagrada biblia novísima edición. Traducida de la Vulgata latina al español de Los textos originales en hebreo y griego, sin cambios. Para obtener el fruto del conocimiento del libro de los salmos, es necesario el unirse o palpar los sentimientos y afectos del Profeta.

Si el Salmo gime, gime tú también con él. Si el Salmo entona las alabanzas de dios, cántalas tú también. Así como el que se acerca a un gran fuego, no puede dejar de sentir el ardor. Así el aplica seriamente su atención a estos divinos cánticos, llenos de un celestial fuego, es imposible que deje de abrasarse su corazón en asuntos y piadosos afectos.

Salmo primero.

Felicidad de los justos, infelicidad de los pecadores.

1) Dichoso aquel varón que no se deja llevar de los consejos de los malos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se asienta en la cátedra pestilencial de los libertinos.

Salmo 1 Felicidad de los justos infelicidad de los pecadores

Salmo 1 Felicidad de los justos infelicidad de los pecadores

2) Sino que tiene puesta toda su voluntad en la ley del señor. Y está meditando en ella día y noche.

3) Él será como el árbol plantado junto a las corrientes de las aguas, el cual dará su fruto en el debido tiempo Y cuya hoja no caerá nunca. Y en cuanto él hiciere tendrá próspero efecto.

4) No así los impíos, no así. Sino que serán como el tamo o el polvo, que el viento arroja de la superficie de la tierra.

5) Por tanto no prevalecerán los impíos en juicio, ni los pecadores estarán en la asamblea de los justos.

6) Porque conoce el señor y premia proceder de los justos, más la senda de los impíos terminará en la perdición.

Dijo alguien por ahí, en momentos en que todo parecía que iba mal, «Ayudé a ciertos amigos a que su vida cambie para bien, más ellos, que en un tiempo estuvieron bien, no se dignaron a mirar a quién les ayudó, pues eso fue en un tiempo y la vida ha vuelto a ser como les era en otros tiempos, mal.

Mi tiempo ahora está de lo mejor y como no les debo algo a ellos, sigo mi camino hacia la asamblea de los justos, pues mi camino fue el de ayudar y mas ellos nunca pensaron en que tal vez, alguien les podía guiar en el buen camino puesto que como todo soberbio, creyeron que todo era fácil y verdadero sin siquiera saber, que para eso, se necesita de los buenos consejos de las personas de bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *